¿Cómo tributan las ganancias de premios en casinos por residentes bona fide de Puerto Rico?

Recientemente en los periódicos del país ha salido una noticia sobre una persona de San Juan que ha ganado un Jackpot en un casino. Sin duda alguna, cuando uno gana un premio en un casino es bueno porque es ingreso extra que quizás no se contaba con él. Sin embargo, es importante siempre tomar en cuenta como tributan dichos premios en Puerto Rico. En este articulo veremos como tributan los premios ganados en casinos por residentes bona fide de Puerto Rico.

La Sección 1031.01 del Código de Rentas Internas de Puerto Rico 2011, de ahora en adelante (“Código”), estipula que todo ingreso, ganancia o beneficio recibido es tributable sin importar la procedencia ni la fuente a menos que el mismo Código provea una exención o exclusión que diga lo contrario. Por lo tanto, los ingresos derivados por premios en los casinos son tributables en Puerto Rico. En el caso de que el premio sea entregado de otra forma que no sea efectivo como una propiedad o carro, se debe reportar el justo valor de mercado de dicho premio.

De modo que, sabiendo que estos ingresos tributan en Puerto Rico, es importante hacer una planificación contributiva para cuando llegue el momento de rendir la planilla de Contribución sobre Ingresos (Formulario 482) no haya sorpresas a la hora del cálculo de la contribución a pagar si ese es el caso.

Para los residentes bona fide de Puerto Rico, al momento de recibir el premio no se le hace ninguna retención en el origen sobre dicho premio. Es decir, el casino le entregará el premio sin descontarle ninguna contribución y el contribuyente es el responsable de reportar el ingreso y pagar dicha contribución al momento de radicar la planilla. En el caso de que el premio ganado es de $500 o más, el casino tiene la obligación de entregarle un Formulario 480.6A (Declaración Informativa – Ingresos no Sujetos a Retención) con la cantidad total del premio ganado no mas tarde del 28 de febrero al año natural siguiente al cual se le efectuó el pago.

No obstante, el no recibir un Formulario 480.6A o recibir un premio menor de $500 no significa que el premio no tributa. Como vimos anteriormente, todo ingreso por premios de casino tributan. En este caso, cuando un contribuyente recibe un premio menor de $500 el contribuyente es aún responsable de reportar el ingreso al momento de radicar en la planilla, aunque no reciba el Formulario 480.6A. El no hacerlo puede traer consecuencias futuras como una carta de error matemático por omisión de ingresos o una tasación de deuda con interés, penalidades y recargos.

Por último, el Código bajo la Sección 1033.05(d) permite tomar una deducción por las perdidas incurridas en apuestas hasta el monto de la ganancia. Es decir, solo se podrá tomar una deducción hasta el monto de la ganancia del premio. A manera de ejemplo, supongamos que durante el año contributivo ganamos un premio de casino de $5,000 pero sufrimos pérdidas de apuestas por $6,000; en este caso solo se podrá deducir $5,000 y no los $6,000 que realmente se perdió. Para poder tomar la deducción por pérdidas en apuestas se debe mantener un récord de ganancias y perdidas incurridas durante el año contributivo con documentos físicos que evidencien los pagos o premios recibidos.

¿Este artículo te fue útil?